¿Acaso tiene alguien recuerdos de algún evento deportivo en el que un hombre atlético, guapo y con ropa sugerente, entregue trofeos, ramos de flores y se exhiba para el deleite visual de quien contemple el acontecimiento? Pues los cuerpos de las mujeres han sido objeto habitual en algunas entregas de premios de deportes como el ciclismo o el motor.

Imágenes habituales durante décadas en las que nos mostraban a mujeres esbeltas, bellas y exuberantes mostrando carteles en circuitos de carreras de automóviles, ofreciendo ramos de flores o ramilletes a los ganadores de etapas de circuitos ciclistas, o sosteniendo paraguas y parasoles, son un ejemplo más que evidente de la instrumentalización del cuerpo de la mujer, y un ejemplo de machismo real.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s