Lo sucedido hace ya unos días en el colegio mayor Elías Ahuja no hace más que rondarme la cabeza. Primero, porque la imagen es asquerosa a la par que terrorífica y segundo porque las explicaciones que se han dado para tratar de defenderlo, no salen de mi asombro.

Las estudiantes del colegio mayor Santa Mónica, situado justo enfrente de donde salieron por las ventanas los energúmenos, salen a defenderlo basándose en que “era una broma” y “ es una tradición”.

Parece mentira que con la que está cayendo, con los datos que vamos teniendo sobre violencia machista, agresiones a diferentes colectivos, salgan a vendernos la moto de que es una tradición y que no hay ni un ápice de maldad, pues a mi que me perdonen pero no le encuentro ningún sentido.

Machismo ultra por bandera

Las imágenes del Elías Ahuja nos podrían sorprender, si no fuese porque una vez viralizado el vídeo, empezaron a circular otros vídeos que reflejan claramente que el centro promueve actitudes de extrema derecha, o, mejor dicho, no las combate.

Vídeos donde se ve a los propios estudiantes levantar la mano al cántico de Sieg Heil o artículos como el del propio Pablo Casado, exlíder Popular, que cuando era alumno de dicho colegio escribía sobre «las “lobas” del colegio mayor vecino».

Esto es solo un pequeño ejemplo de lo que se puede encontrar a golpe de click cuando en Google escribes “Elías Ahuja, noticias”. ¿De Verdad pretenden que nos creamos la pantomima de la expulsión? Sinceramente saben perfectamente que no lo han hecho bien, saben perfectamente que esto es sistemático, pero no esperaban que un vídeo en Tiktok se hiciese viral en contra de ellos.

Mucha lucha por delante

En vista de los acontecimientos y reacciones políticas al respecto, queda claro que aún queda mucha lucha por delante. Primero, porque ahora más que nunca son necesarias todas las políticas de igualdad que se despliegan. Segundo, porque no se debe permitir de ninguna de las maneras que algo así pase impune y mucho menos se disculpe como si fuese una trastada. Hubiese sido mejor una expulsión generalizada a todos los que participaron en esa mierda de performance que hemos visto, por mucho dinero que les cueste. Tercero, porque si tanto queremos parecernos a Europa, se controlarían más actitudes como esta y sobre todo los directores de centros como este no saldrían en programas con excusas y mentiras que se les pillan al momento.

No se debemos tolerar nada así, no es disculpable y mucho menos lo que no se puede hacer es dar el tema por muerto expulsando solo a uno de todos lo que salieron a hacer el imbécil por las ventanas.

Lo del Elías Ahuja no ha sido fortuito, no es una broma y mucho menos no es excusable. Lo del Elías Ahuja es machismo, rancio, de extrema derecha, de esa extrema derecha que está presente en las instituciones y del que tarde o temprano viviremos las consecuencias si no nos ponemos a combatirlo ya.

Marc Guallar García 

Membre del Grup d’Homes Igualitaris Socialistes

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s