Con la llegada de los bebés al hogar, lamentablemente sigue siendo bastante común escuchar que el padre es “un padrazo” cuando se ocupa de su recién llegado hijo o hija. Es decir, cuando baña, cambia los pañales,da el biberón o duerme al bebé, entre otros. Todas ellas tareas que se reconocen como “algo natural” para la madre, incluso obligatorias, y por las que por lo tanto no merece ningún reconocimiento especial.

Cuando decimos que un padre es “un padrazo” no nos paramos a pensarlo, pero estamos reconociendo al padre su labor, mientras que no hacemos lo mismo con la madre. Y al reconocer únicamente al hombre esta tarea estamos aceptando el hecho (aunque puede incluso que de forma involuntaria) de que él no tiene obligación de hacerlo, mientras que ella sí. Es como reconocer que él lo hace por decisión propia, mientras que ella lo hace porque es su obligación, reforzando la antigua creencia de que las madres son quienes deben ocuparse de los hijos, y no que debe ser una tarea compartida entre ambos progenitores.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s