La palabra mansplaining es un neologismo anglófono basado en la composición de las palabras “man” y “explaining”. Se define como «explicar algo a alguien de una manera considerada como condescendiente o paternalista».

Ocurre básicamente cuando una un hombre explica algo a una mujer sin tener en cuenta el hecho de que quién está recibiendo la explicación sabe más sobre el tema que la persona que está explicando. Se basa en el menosprecio del hablante hacia quién escucha por el mero hecho de ser mujer, y por lo tanto le presupone una capacidad de comprensión inferior.

El concepto de mansplaining se diferencia de otras muchas formas de condescendencia por estar específicamente ligado al género y basado en suposiciones sexistas —porque se basa en la premisa de que los hombres son habitualmente más cultos o más inteligentes de las mujeres—

Las consecuencias del mansplaining son evidentes. Este comportamiento nos acostumbra a cuestionarnos lo que dice una mujer, a su limitación. Por tanto las opiniones emitidas por una mujer acaban siendo sistemáticamente infravaloradas, o peor: necesitan del respaldo de un varón para ser validadas.

El ejemplo más famoso

Uno de los ejemplos más claros y más famosos de mansplaining es el descrito en un artículo de opinión de Rebecca Solnit publicado por Los Ángeles Times en 2008, titulado ‘Men who explain things’.

En dicho artículo, Solnit cuenta una anécdota acerca de un hombre que entabló conversación con ella durante una fiesta. Le dijo que sabía que ella había escrito algunos libros y le preguntó por ellos. Ella decidió entonces hablar del que había publicado más recientemente, concretamente sobre Eadweard Muybridge. El hombre rápidamente la interrumpió para preguntarle si había oído hablar del “libro más importante sobre Muybridge que había salido ese año”, ignorando por completo que ella era la autora.

Solnit relata cómo el hombre le hablaba sobre su propio libro sin siquiera haberlo leído: únicamente había leído una reseña sobre él en New York Times Book Review unos meses antes. Tuvieron que repetirle cuatro veces que se estaba hablando con la autora para conseguir que parar de hablar y escuchara y así sacarlo de su error.

Sus derivados: el whitesplaining o el rightsplaining

El concepto de mansplaining se ha generalizado y ha derivado en otros nuevos para referirse al mismo hecho pero por razones distintas. Es el caso de whitesplaining por razones de discriminación racial (de white=blanco), o por sesgos políticos, como rightsplaining (de right=derecha).

En español existe el neologismo “machoexplicación”. Tiene cierto uso, aunque está menos extendido que el anglosajón. Ambos comparten el mismo carácter informal, y pese a que está reconocido como una alternativa válida por la Fundéu, se recomienda que se usen otras expresiones más formales como «condescendencia machista» o «condescendencia masculina» si el contexto lo permite.

One thought on “Mansplaining

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s